Las Juventudes Comunistas de Chile, ante los diversos anuncios del gobierno y la derecha por elevar sanciones a jóvenes infractores de ley en diversas circunstancias, entre ellas el daño a establecimientos educacionales, señalamos lo siguiente:

– De manera clara se encuentra en curso una ofensiva criminalizadora y populista contra la juventud chilena, lo cual se evidencia en la seguidilla de anuncios como la elevación de penas a menores de edad infractores de ley, la rebaja a 12 años de la imputabilidad penal, la iniciativa apoyada por Sebastián Piñera para vetar de la gratuidad a estudiantes acusados de provocar daños a colegios, la sanción por ley de estas conductas y el proyecto de ley que busca elevar las penas a quienes pinten murales y grafitis callejeros.

– Con lo anterior se busca generar en la opinión pública la sensación de que la juventud chilena es responsable de la delincuencia y el deterioro de la educación pública, exculpando con ello al abandono de poblaciones y colegios públicos por parte del Estado, lo cual junto a las crecientes y obscenas desigualdades sociales del país han permitido que se exprese, sin contrapeso, el narcotráfico, la inseguridad y la crisis de la gran mayoría de las escuelas y liceos públicos del país.

– Consideramos oportunista la “preocupación” de Sebastián Piñera y la derecha por la educación pública, fundamentalmente porque esta aparece sólo para responsabilizar a estudiantes de la crisis que esta presenta. Si existiese una genuina preocupación por las escuelas y liceos públicos, el gobierno debiese partir por mejorar el mecanismo de financiamiento de estos establecimientos y dejar de cuestionar su necesaria desmunicipalización.

– Esta ofensiva criminalizadora contra la juventud chilena está dirigida principalmente a las y los jóvenes más pobres, que son quienes estudian en la educación pública y se encuentran permanentemente expuestos a ser reclutados por bandas criminales para ser utilizados como carne de cañón. Siendo la única respuesta de este gobierno el elevar sanciones, consideramos populistas y discriminadoras las medidas propuestas, esto dado que mayores sanciones es no abordar el problema desde su origen, no ha significado con anterioridad la disminución de delitos y se enfrenta al sector más excluido y golpeado por un modelo que tristemente nos mantiene encabezando el ranking de desigualdad de los países de la OCDE.

– Por otra parte, en la actualidad el gobierno se encuentra tramitando proyectos que restringen derechos sociales de la juventud, como es la iniciativa que busca establecer un contrato especial para jóvenes estudiantes, el cual sería más barato para el empleador y de menores beneficios para trabajadores y trabajadoras jóvenes, con lo que se precarizará aún más nuestra mano de obra a costa de mayores ganancias para las empresas. Así mismo, los retrocesos impulsados por este gobierno mediante un nuevo proyecto de ley para reemplazar el actual CAE y Fondo Solidario, permitiendo más años de endeudamiento y tasas más altas de pago, son otra muestra de esta ofensiva del gobierno.

– Anunciamos que, durante los próximos días, comenzaremos una campaña en todo el país denunciando esta ofensiva criminalizadora del gobierno contra la juventud. Así mismo, reforzamos nuestro llamado a trabajar por la unidad política y social más amplia posible en defensa de los derechos de las y los jóvenes.

Fuente:

Juventudes Comunistas de Chile