NicaraguaUna marcha opositora por el Día de las Madres que se celebró este miércoles en Nicaragua, fue el detonante para una nueva escalada de violencia que dejó unos 15 fallecidos, alrededor de 200 heridos y cuantiosos daños materiales a la propiedad pública y privada.

Ese día, además de la marcha opositora que culminó con muertos, cientos de personas se congregaron en la Avenida de Bolívar a Chávez para participar en un concierto por la paz.
«Esta es la expresión del pueblo, una expresión de paz, de esperanza. Lo único que pedimos es continuar avanzando y trabajando en tranquilidad y amor», expresó la pobladora Reina Isabel Martínez reseña el portal digital sandinista El 19.

«Repudiamos enérgicamente estos actos criminales de un grupo de gente financiada, que solo busca como hacer daño al país, y que son enemigos declarados de la paz. Estamos en contra de esa mezquindad», dijo Mauricio González. Pero la Nicaragua que quiere paz no existe para los grandes medios.

La Comisión de Verdad, Justicia y Paz nicaragüense, conformada para esclarecer los actos violentos ocurridos en el país desde el pasado 18 de abril, emitió un comunicado condenado los sucedido y asegurando que los hechos vandálicos de la movilización del 30 de mayo “contradicen los acuerdos que hasta el momento han resultado del Diálogo Nacional y la Subcomisión 3+3 sugerida por la Conferencia Episcopal de Nicaragua”.

La gran prensa nuevamente responsabiliza al gobierno de Daniel Ortega de reprimir y atacar a los “manifestantes”, pero evidencias fotográficas demuestran en los actos de violencia terrorista participan grupos delincuenciales.

Es inevitable hacer la comparación con Venezuela, donde de abril a junio de 2017, se vivió un episodio similar de violencia insurreccional con paramilitares financiados desde el extranjero que los medios llamaban “manifestantes pacíficos”.

Precisamente este jueves, el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), anunció la creación de un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) para investigar las causas de los asesinatos y la existencia de grupos radicales que actúan al margen de la ley.

El gobierno reiteró su llamado al Diálogo Nacional como herramienta para dirimir los conflictos internos. La oposición política y la cámara empresarial nicaragüense solicitan elecciones adelantadas para poner fin a la crisis.

Ortega fue reelecto en 2016, en un proceso cuestionado por EEUU y la Unión Europea, con más del 70% de los votos y su período se cumpliría en enero de 2022. Constitucionalmente no habría razones para adelantar los comicios presidenciales.

El jueves continuaban los ataques vandálicos en los departamentos de Matagalpa y Chontales, donde fueron incendiados un puesto de policía y el local de una empresa constructora del Estado perteneciente al Ministerio de Transporte.

Se espera que la situación en Nicaragua sea tratada en la próxima Asamblea General de la OEA, este 4 y 5 de junio en Washignton. Voces de la oposición nicaragüense presionan a Almagro para que solicite la aplicación de la Carta Democrática a Nicaragua.

Ayer, con 536 votos a favor, 39 en contra y 53 abstenciones, el Parlamento Europeo emitió una resolución condenando la represión y solicitando el fin de la violencia en Nicaragua, responsabilizando al gobierno de Daniel Ortega.

En el mismo tono, EEUU condenó la “violenta respuesta” del gobierno nicaragüense a las manifestaciones y advirtió que los violadores de derechos humanos serán juzgados por la comunidad internacional, indicó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert .

Como lo hicieron con Venezuela, EEUU y la UE achacan la violencia a una sola de las partes involucradas en el conflicto: el gobierno.

La compleja situación en Nicaragua amerita una visión más amplia de las circunstancias y los intereses en juego. El Vicepresidente estadounidense Mike Pence, aseguró recientemente que EEUU no descansaría hasta ver “libres” a Nicaragua, Cuba y Venezuela.

El académico español Germán Gorraiz López, alertó a principios del mes de abril en un artículo publicado en el portal Geopolitica. ru que tanto Venezuela como Nicaragua serían afectadas por la Guerra Fría económica y comercial entre EEUU y China, pues la administración Trump buscará a toda costa “deshacerse” de gobiernos que mantengan alianzas con el gigante asiático. Para el analista, a Nicaragua le “cobran” el proyecto del Canal Interoceánico con China.