Las familias nicaragüenses repudiaron este martes una vez más la violencia y los daños a la propiedad pública y privada que realizan vándalos pagados por la derecha en el territorio nacional.

Martha Espinoza, trabajadora por cuenta propia, refirió que su negocio va decayendo a diario, debido a la falta de clientes, quienes intimidados por la delincuencia se ven limitados a salir a las calles.

“Esta gente cada vez está peor. Yo sé que el gobierno está poniendo su empeño por mejorar la situación, pero son ellos los que no quieren ceder. Nosotros como comerciantes ya hemos perdido bastante, así como el pueblo en general debido a las destrucciones que están cometiendo”, expresó Espinoza.

Los trabajadores manifestaron su insatisfacción ante actos que han dejado sin estabilidad y tranquilidad al pueblo. “Nosotros sentimos miedo, no salimos tranquilos y eso hasta nos ha llevado a cerrar por varios días el negocio, pues nadie viene a comprar”, manifestó la comerciante.

Entretanto, Valeska Altamirano también se pronunció en contra de la actitud de quienes a diario obstaculizan la libre circulación, violentan la tranquilidad y agreden a los que se defienden de sus abusos.

“Yo soy una simple trabajadora que si no vendo no llevo alimentos a mi casa, mi jefa ha tenido que cerrar el negocio varios días porque la venta ha bajado bastante, la economía está cayéndose y es en eso que deberían pensar ese poco de chavalos vagos que solo andan robando y dañando el país. Yo espero que a través del diálogo recuperemos la paz y la tranquilidad”, refirió Altamirano.

Leonel Espinoza destacó que lo importante es continuar trabajando en un ambiente de tranquilidad. “Yo considero que el diálogo es el único camino hacia la paz y la solución de los conflictos, todos queremos reconciliación porque vivimos con temor y eso nos crea un caos emocional y psicológico, aquí todos hemos perdido a causa de unos cuantos irresponsables”, afirmó.

Fuente:

La Voz del Sandinismo