Declaración

La elección presidencial, a realizarse en su primera vuelta el próximo 27 de mayo, será una de las decisiones más trascendentales que los colombianos debamos tomar en las últimas décadas.

El momento actual, luego de la firma del acuerdo de paz de La Habana, que puso fin al enfrentamiento armado de más de medio siglo entre las FARC-EP y el Estado colombiano, constituye un punto de quiebre en la historia de nuestro país.

La paz estable y duradera va más allá del simple silencio de los fusiles, el acuerdo de paz sienta las bases de lo que debe ser el comienzo de una nueva etapa de la vida nacional en la que por primera vez se hagan realidad la Reforma Rural Integral, la democratización política, las garantías plenas para el ejercicio de la política y los derechos de los millones de víctimas que claman justicia, entre ellos el derecho a conocer la verdad, puerta de entrada para el surgimiento de un nuevo régimen político.

Fieles a lo firmado, los combatientes de las FARC-EP en proceso de reincorporación hemos cumplido los compromisos adquiridos, incluida nuestra participación en las elecciones parlamentarias del pasado 11 de marzo, a las que asistimos con entusiasmo a depositar nuestro voto; lo que nos permite ocupar 10 curules en el Congreso de la República, donde estarán nuestros parlamentarios con su voz fortaleciendo el debate democrático, defendiendo lo pactado y representando los intereses de los más humildes.

Retirados de la contienda presidencial por razones de fuerza mayor que obligaron a declinar la aspiración de nuestro candidato Rodrigo Londoño, Timo, consideramos de la mayor importancia en este momento histórico la masiva participación de los colombianos en la próxima elección presidencial, superando la tradicional abstención que ha caracterizado los procesos electorales en Colombia.

Quienes hasta hace poco combatimos con las armas al Estado, estaremos depositando nuestro voto el próximo 27 de mayo, convencidos que así aportamos al fortalecimiento democrático. Invitamos a todos los colombianos a votar por los candidatos que en sus programas de gobierno demuestren mayor compromiso con la construcción de la paz estable y duradera que, además del estricto cumplimiento de lo pactado, pasa por un nuevo modelo económico, el desmantelamiento del régimen de corrupción, la superación de la odiosa desigualdad social existente y la garantía plena de derechos fundamentales como el empleo digno, acceso a salud y educación de calidad, entre otras preocupaciones sociales que deben estar en el centro de la atención del próximo gobierno.

Consejo Político Nacional

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC)

Abril de 2018

Fuente:

FARC