El Partido Comunista de España lamenta el fallecimiento de Winnie Mandela y envía sus máximas condolencias a su familia, al Congreso Nacional Africano y al conjunto del pueblo de Sudáfrica que llora su pérdida, como lo hacen también millones de luchadoras y luchadores por la igualdad y contra el racismo del mundo entero.

Nacida en Bizana, provincia de Cabo Oriental, Nkosikazi Nobandle Nozamo Madikizela, se licenció en Trabajo Social en la Escuela de Jan Hofmeyr en 1956 y más tarde en Relaciones Internacionales en la Universidad de Witwatersrand.

Trabajó en el Hospital de Baragwanath en Soweto como trabajadora social.

Mama Winnie, como era popularmente conocida, es uno de los grandes símbolo de la lucha contra el apartheid y por la libertad de los pueblos.
Durante los años de represión contra la mayoría de la población negra, perteneció a la Liga Femenina del Congreso Nacional Africano (ANC), convirtiéndose en símbolo y reflejo de la mujer sudafricana durante esta dura época.

Obligada a abandonar Johannesburgo tras el encarcelamiento de su marido Nelson Mandela, en Robben Island; estuvo confinada dentro de su casa, siéndole prohibido, incluso, mantener reuniones y que su nombre o rostro apareciesen en algún medio de comunicación, convirtiéndose entonces en un icono por sus constantes enfrentamientos contra las autoridades segregacionistas y por su participación en las huelgas de obreros negros.

Su vida la dedicó, en gran parte, a tener un papel activo y destacado en el Congreso Nacional Africano, sobre todo, centró su trabajo por la lucha de los derechos humanos en la barriada negra de Soweto, plagada en aquel entonces de enfermedades y hambre.

Fue galardonada con el Premio de Solidaridad de Bremen en 1988; en 1993 fue electa de la liga de las Mujeres del ANC (Congreso Nacional Africano) y ocupó el cargo de [Vice]Ministra de Arte, Cultura, Ciencia y Tecnología, del primer gobierno postapartheid en 1994.

Tras la caida del apartheid siempre mantuvo una posición de defensa y promoción de los derechos de las comunidades más empobrecidas y las mujeres, así como de los inmigrantes provenientes de otros países africanos y de diversas causas internacionales como la palestina y la Saharaui.

Hasta el momento de su fallecimiento este 2 de abril, siguió desarrollando trabajo comunitario en su residencia de Soweto.

Fuente:

Partido Comunista de España