Cuba llama a los grandes beneficiarios de la esclavitud a asumir su responsabilidad histórica

cuba minrexNUEVA YORK, 26 de marzo de 2018.-  Durante el debate general de la Reunión Conmemorativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas para celebrar el Día Internacional de Recuerdo de las víctimas de la Esclavitud y de la Trata Transatlántica de Esclavos, la Representante Permanente de la isla ante el organismo internacional, Embajadora Anayansi Rodríguez Camejo, declaró que sería un sería un imperdonable error histórico ignorar o pretender olvidar la terrible suerte corrida por millones de hombres, mujeres y niños que durante más de cuatro siglos fueron arrancados de sus patrias en África y transportados por la fuerza a las Américas.

La diplomática cubana  resaltó la especial sensibilidad que tiene la conmemoración de este día para el pueblo cubano, en cuya formación de su nacionalidad yace el comercio trasatlántico de esclavos y la esclavitud. Destacó también el papel que jugaron los esclavos africanos y sus descendientes en las distintas etapas de las luchas por la definitiva liberación de la isla. “De ellos heredamos el espíritu combativo y el amor por la libertad que nos caracteriza”, enfatizó.

Rodríguez Camejo reconoció la trata y comercio de esclavo como un crimen de lesa humanidad que no prescribe  y señaló  que  los grandes beneficiarios de la conquista y la colonización, de la esclavitud y el comercio de esclavos, deben asumir su responsabilidad histórica y la indemnización por los horrendos crímenes cometidos.

Trayendo el fenómeno de la esclavitud al siglo XXI, la Embajadora cubana expresó preocupación por los casi 40 millones de personas que se ven sometidas a condiciones similares en la actualidad y reiteró el llamado de Cuba a la comunidad internacional para adoptar medidas urgentes que pongan fin a las formas contemporáneas de esclavitud y otras prácticas análogas, que constituyen violaciones flagrantes de los derechos humanos de las personas afectadas.(Cubaminrex-Misión Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas)

Información relacionada:

Intervención de la Embajadora Anayansi Rodríguez Camejo, Representante Permanente de Cuba ante las Naciones Unidas, en el tema 119: “Conmemoración de la abolición de la esclavitud y la trata transatlántica de esclavos”. Reunión Conmemorativa de la Asamblea General en ocasión del Día Internacional de Recordación a las víctimas de la Esclavitud y de la Trata Transatlántica de Esclavos. Nueva York, 26 de marzo de 2018.

Sr. Presidente,

Cuba se asocia a la intervención realizada por Uruguay en nombre del Grupo de países de América Latina y el Caribe.  

Otorgamos particular importancia a la conmemoración cada año del Día Internacional de Recordación a las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos, tema de especial sensibilidad para el pueblo cubano.  En tal sentido, hemos apoyado las resoluciones 61/19 y 70/7 de la Asamblea General, en virtud de las cuales se conmemoró el Bicentenario de la abolición de la trata transatlántica de esclavos; se designó este Día Internacional y se instituyó el Memorial Permanente.

Más de 200 años han transcurrido desde que se iniciaran las luchas por la independencia en las antiguas colonias americanas que terminaron con la esclavitud, pero sería un imperdonable error histórico ignorar o pretender olvidar el pasado.

Las otrora potencias coloniales de Europa, con la introducción de la trata de esclavos en el hemisferio occidental, cometieron un crimen de lesa humanidad que no prescribe.  No puede olvidarse la terrible suerte corrida por millones de hombres, mujeres y niños que durante más de cuatro siglos fueron arrancados de sus patrias en África y transportados por la fuerza a las Américas.

Los grandes beneficiarios de la conquista y la colonización, de la esclavitud y el comercio de esclavos, deben asumir su responsabilidad y la indemnización por los horrendos crímenes cometidos.

Resulta un imperativo dar cumplimiento a los preceptos establecidos en la Declaración de Durban, en particular en sus párrafos 98 al 102, así como de las acciones incluidas en su Programa de Acción, relativos a la enseñanza y la comprensión de la verdad histórica sobre esta tragedia, el restablecimiento de la dignidad de las víctimas y la reparación e indemnización por los daños humanos causados.

Sr. Presidente,

Con creciente preocupación observamos que la esclavitud no constituye un fenómeno del pasado.  En pleno siglo XXI, casi 40 millones de personas se ven sometidas a condiciones similares. Y duele constatar, como han alertado la Organización Internacional del Trabajo y otras agencias internacionales,  que los Objetivos de Desarrollo Sostenible y en particular la Meta 8.7, no podrán ser cumplidos a menos que se intensifiquen en forma drástica los esfuerzos para eliminar la esclavitud moderna, como consecuencia de la cual cada año millones de mujeres, hombres y niños se convierten en víctimas de este y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Cuba reitera su llamado a la comunidad internacional para adoptar medidas urgentes que pongan fin a las formas contemporáneas de esclavitud y otras prácticas análogas, que constituyen violaciones flagrantes de los derechos humanos de las personas afectadas.  

Sr. Presidente,

El tema central de esta sesión “Triunfos y Luchas por la Libertad y la Igualdad”, nos recuerda que este año conmemoraremos el aniversario 227 del inicio de la primera revolución social victoriosa en América Latina, la Revolución de Haití, cuyo propósito fundamental fue poner fin al oprobioso régimen de la esclavitud. Aquel movimiento se multiplicó en los demás territorios coloniales de Nuestra América, los cuales incorporaron a sus objetivos independentistas la abolición de esa inhumana condición.  

Así fue también en Cuba, a donde arribaron alrededor de un millón 300 mil africanos en condición de esclavos.  Ellos y sus descendientes fueron actores principales en las distintas etapas de nuestras luchas por la definitiva liberación y contribuyeron extraordinariamente a la formación de nuestra nacionalidad y nuestra cultura.  De ellos heredamos el espíritu combativo y el amor por la libertad que nos caracteriza.

Sirva esta recordación como acicate para no olvidar la historia y el legado de  aquellos padres fundadores de nuestra libertad, y para recordar a la comunidad internacional su obligación moral de contribuir a reparar el crimen cometido.

Muchas gracias.

 

 

 

 

 

 

 

Fuente:

Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

Artículos Relacionados