Nicolás Maduro con el Gallo Rojo. Foto: PCVLa noche de este lunes 26 de febrero, en el Teatro Cantaclaro, en la sede del Partido Comunista de Venezuela (PCV) en Caracas, se realizó el acto formal de proclamación de Nicolás Maduro, como candidato de los comunistas venezolanos a las elecciones presidenciales del 22 de abril de este año, en las que el Jefe de Estado aspira a la reelección.

Previamente, en el Palacio de Miraflores, se llevó a cabo una reunión que se prolongó durante más de dos horas, a puerta cerrada entre el mandatario y el Buró Político del PCV. Los comunistas habían señalado la necesidad de suscribir un acuerdo político entre el PCV y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) antes de la formalización de la postulación por parte de la tolda del gallo rojo.

Y es que la conversación, no estuvo exenta de críticas por parte de la dirigencia del PCV a la actual gestión de Maduro, según señaló el mismo presidente más tarde en su intervención en Cantaclaro.

En el acto, por primera vez en la historia de la Revolución Bolivariana, dos fuerzas políticas de izquierda suscribieron un acuerdo consensuado donde se exponen puntos estratégicos para abordar la crisis venezolana con medidas revolucionarias.

En las palabras de apertura, ofrecidas por Oscar Figuera, Secretario General de PCV, el dirigente indicó que la proclamación de Maduro fue decidida en la XIV Conferencia del partido, tras arduas jornadas de análisis y discusión, y tomando en consideración la escalada imperialista de agresiones económicas, financieras y políticas en contra del país.

“Estamos convencidos de que Nicolás Maduro garantizará la continuidad del proyecto de liberación nacional emprendido por el Comandante Chávez en 1998. En estos momentos donde peligra la integridad de la nación, la unidad de las fuerzas revolucionarias es vital para poner freno a la avanzada del imperialismo estadounidense y sus aliados europeos, que pretende la recolonización de América Latina”, destacó Figuera.

También refirió que en Venezuela no está en crisis el modelo socialista, porque no hay socialismo en Venezuela, sino un proceso de liberación nacional con miras hacia el Socialismo. “Lo que está en crisis es el modelo capitalista rentista que debemos superar”, reiteró. “Hoy con esta proclamación estamos ratificando el compromiso de los comunistas con la lucha del pueblo contra el imperialismo”, resaltó,

Por su parte, Maduro resaltó que se sentía orgulloso de recibir el respaldo de un partido que es “un patrimonio histórico de las fuerzas revolucionarias, el principal partido defensor de la democracia en el siglo XX”, rememorando que el PCV surgió en 1936 para combatir la dictadura de Juan Vicente Gómez.
“El PCV no dudó nunca en apoyar al Comandante Chávez cuando inició la lucha por la independencia y la soberanía nacional, las banderas del gallo rojo siempre estuvieron presentes con dignidad y honestidad, Gracias PCV”, exclamó el Presidente Maduro al recibir la bandera del partido que lo proclamó como su candidato.

El acuerdo conduce a la toma de acciones “políticas y socioeconómicas antiimperialistas, patrióticas y populares” para enfrentar la crisis del capitalismo en Venezuela.

En ese sentido, tanto el PSUV como el PCV se comprometieron a potenciar la lucha contra la corrupción pública y privada, el burocratismo, así como a tomar medidas que no favorezcan lo intereses de la burguesía y las trasnacionales sino a los de los sectores populares.

También acordaron avanzar hacia la constitución de una instancia orgánica de dirección colectiva y unitaria de las organizaciones políticas y sociales, patrióticas Presidente Maduro ante la Conferencia Nacional del Partido Comunista. Foto: PCVy revolucionarias para el seguimiento y análisis de la gestión gubernamental, así como impulsar la participación protagónica de la clase obrera, campesina y popular en las instancias de toma de decisiones.

Además se instó a generar acciones inmediatas en el orden económico, social y político para priorizar la atención de la población en materia de alimentación y salud, principalmente, derechos que han sido seriamente vulnerados con el bloqueo financiero y las sanciones impuestas por EEUU.

Un apartado especial, contiene la necesidad de salvaguardar, en medio de la crisis, los derechos laborales de las mayorías, en especial lo referente a la estabilidad del empleo y la no bonificación de los salarios; y de impulsar la organización sindical, respetando su autonomía y atendiendo las demandas y denuncias de los trabajadores organizados en torno a las deficiencias en el manejo de las empresas del sector público.

En el tapete, quedaron enunciados temas para seguir discutiendo, como la banca y el sistema financiero, el comercio exterior y el régimen tributario. En ese sentido, Figuera señaló en su discurso que el PCV ha planteado la necesidad de estatizar la banca y de dejar de subsidiar con divisas a la burguesía importadora.

En el documento, el PCV y el PSUV denunciaron “ante el mundo que el imperialismo, a través del Gobierno estadounidense y con la subordinada complicidad de Gobiernos de América Latina y de la extrema derecha venezolana, insiste en crear un expediente artificial en organismos multilaterales contra nuestro país para pretender justificar una intervención internacional, con la posibilidad real de que los Gobiernos derechistas de Colombia, Brasil o Guyana generen una provocación en las fronteras”.

Durante el acto, la militancia del PCV lanzó consignas a favor de la repatriación de Ilich Ramírez, combatiente revolucionario que cumple prisión en Francia, tras décadas de juicios donde no se ha podido comprobar su participación en atentados terroristas que se le atribuyen.

Este martes, 27 de febrero, cuando se cumplen 26 años del estallido social antineoliberal conocido como El Caracazo, Maduro inscribirá oficialmente su candidatura ante el Consejo Nacional Electoral (CNE) y será acompañado de una gran movilización nacional de las fuerzas revolucionarias.