VenezuelaEl fin de semana, durante una reunión de la dirección nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la también máxima autoridad de esa tolda, Nicolás Maduro, anunció la validación del Movimiento Somos Venezuela, como una organización política con tarjeta electoral para participar en los venideros comicios presidenciales.

Somos Venezuela fue fundado el 11 de junio de 2017, como una iniciativa para aglutinar a más de 200 mil voluntarios (brigadistas) que apoyarían el censo social a través del Carnet de la Patria para realizar visitas casa por casa en todo el país y detectar las necesidades reales de las comunidades, a fin de hacer llegar los beneficios de las misiones sociales a quién aún no los tienen.

Al frente de este nuevo “partido”, fue designada Delcy Rodríguez, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Para que pudiese participar en la boleta electoral, el partido Nuevo Camino Revolucionario (NCR), integrante del debilitado Gran Polo Patriótico (GPP), cedió su tarjeta para poder inscribir al Movimiento Somos Venezuela.

Maduro expresó que era una forma de incorporar a todos los beneficiarios de las Misiones y grandes misiones que no se identifican con un partido de los ya existentes pero sí con los programas sociales del Gobierno Bolivariano. De este modo,piensa conseguir el voto de quienes se benefician de las Misiones Sociales (becas, subsidios, Clap, Barrio Adentro, pensionados) para cuyo desarrollo el Gobierno Bolivariano dedica más del 70% de su presupuesto anual.

La decisión causó revuelo en sectores revolucionarios dentro y fuera del PSUV, ya que fue sorpresiva y sin consulta ni con la militancia ni con los aliados. Pero este lunes, Diosdado Cabello, primer Vicepresidente del PSUV, se encargó de “aclarar” este punto.

En rueda de prensa del PSUV, Cabello aseguró que Somos Venezuela ayudaría a sumar y no a dividir. Colocó como ejemplo su propia experiencia personal según la cual “ nunca voté por Quinta República (el MVR) porque estaba al frente (Luis) Miquilena (uno de los hombres de mayor confianza del Comandante Hugo Chávez que lo traicionó durante el golpe de Estado de 2002). Cuando me tocaba, votaba por el Partido Comunista de Venezuela (PCV)”, refirió.

“Que surja Somos Venezuela como un elemento de alternativa electoral, debe ayudar a sumar, así como todas las vertientes como suma el PCV o el PPT”, aseveró Cabello.

“Así como hay gente que no le gusta un partido A, B, o C, esta es una alternativa que se presenta. Estamos de cara a unas elecciones y debemos ganar por la mayor cantidad de votos”, reiteró al tiempo que indicó que las estructuras políticas del PSUV, los CLP, las UBCH, y la alianza GPP, seguirán funcionando igual.

Este viernes, el PSUV realizará un Gran Congreso para “determinar” su candidato presidencial y dictar líneas de acción para la contienda electoral 2018, en víspera de un nuevo aniversario de la rebelión cívico militar del 4 de febrero.

Sin duda, la creación de este nuevo partido pone en evidencia la existencia de fuertes diferencias dentro del mismo PSUV, donde se produjeron fricciones y descontentos por la designación de candidatos para los comicios regionales y municipales, que también trajo divisiones dentro del GPP. El objetivo es ganar las elecciones, luego seguramente, vendrá un proceso de reestructuración del PSUV y una depuración del GPP o el surgimiento y fortalecimiento de nuevas alianzas revolucionarias.

Unos días antes, el Tribunal Supremo de Justicia excluyó a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) de las próximas elecciones presidenciales, mediante una sentencia sustentada en la Ley de Partidos Políticos que prohíbe la doble militancia. El TSJ expuso que la exclusión “se hace en razón de que su conformación obedece a la agrupación de diversas organizaciones políticas ya renovadas y otras pendientes de renovación, y dicho carácter de agrupación contraría abiertamente la prohibición de la doble militancia”. El proceso de renovación de partidos de la oposición culminó este domingo, con la participación de Acción Democrática (AD) y Primero Justicia (PJ). El primero logró validarse recolectando las firmas necesarias, el segundo aún está en revisión.

Por su parte, el secretario general de Acción Democrática, Henry Ramos Allup, único partido de la oposición validado hasta ahora tras cumplir los requisitos del CNE, expresó que el método de escogencia del candidato presidencial de la alianza opositora debe darse por medio de una elección primaria, y de no producirse, se haría por la vía del consenso; pero en todo momento reiteró la necesidad de una candidatura unitaria.

En ese contexto, se llevó a cabo la quinta ronda de conversaciones para el diálogo entre el Gobierno y la oposición en República Dominicana con acompañamiento de la comunidad internacional.
Pese a los malos augurios y la decisión de la organización ultraderechista Voluntad Popular (VP) de retirar su participación de la representación opositora en la mesa de diálogo; los partidos Primero Justicia (PJ), UNT, AD, entre otros sectores de la centro derecha y la socialdemocracia que integran la casi desintegrada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), asistieron este lunes 28 a República Dominicana para continuar las negociaciones.

Ambas partes esperan un acuerdo definitivo esta vez, que de no producirse, sería el preludio para el fin de este mecanismo ya que sectores de la oposición afirman que no continuarán en las reuniones sino en la batalla electoral. La esperanza de la mayoría está puesta en el diálogo y se espera que se llegue a un acuerdo a fin de establecer condiciones políticas que permitan la normalización de la economía venezolana, principal punto que agobia a la población.