Foto: Correo del OrinocoA solicitud del Constituyente Diosdado Cabello, primer Vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela (ANC) aprobó este martes por unanimidad un decreto para realizar las elecciones presidenciales antes del 30 de abril del presente año. Cabello aseguró que esta decisión es la respuesta a las nuevas sanciones impuestas el lunes por la Unión Europea (UE) a siete funcionarios de los poderes del Estado venezolano con el fin de ejercer presión diplomática sobre Caracas.

»Si el mundo nos quiere aplicar sanciones, nosotros aplicaremos elecciones«, reiteró Cabello quien figura en la lista de sancionados dada a conocer por Bruselas. Cabello llamó a la unidad de las fuerzas revolucionarias en torno a la candidatura de »un solo candidato para defender el Legado de Chávez«, refiriéndose al presidente Nicolás Maduro.

El anunció no fue una sorpresa pues tras la fallida reunión de la Mesa de Diálogo el pasado 18 de enero en República Dominicana, a la que la oposición no asistió, se especulaba que la ANC podría fijar la elección para el 5 de marzo o mediados de abril, 11,12 y 13, coincidiendo con fechas emblemáticas para el chavismo.

Tras la sesión de la ANC, se realizó una marcha en el centro de la ciudad para conmemorar los 60 años del derrocamiento de la última dictadura militar en Venezuela el 23 de enero de 1958. En la concentración participó el presidente Maduro quien se dirigió a los presentes y ofreció su nombre para su candidatura presidencial con la que optaría a la reelección.

También convocó a las fuerzas revolucionarias a participar el 4 de febrero, en un denominado Congreso de la Patria, para elegir al abanderado presidencial del chavismo en los venideros comicios. Maduro instó a los partidos políticos de la izquierda a mantener el espíritu unitario y aseguró que se activarán una serie de mecanismos para la toma de decisiones. Como es sabido, el Partido Comunista de Venezuela (PCV) y el partido Patria Para Todos (PTT), han realizado una serie de cuestionamientos a la gestión de Maduro por considerar que hay reformismo en muchos aspectos, principalmente en lo económico, y han señalado que no darán un respaldo automático como en el pasado. Ambos partidos, los más importantes del prácticamente disuelto Gran Polo Patriótico, realizarán próximamente sus reuniones internas donde la militancia decidirá sus respectivas candidaturas.

Maduro instó a convocar desde ya Comandos de Campaña presidenciales y señaló que espera alcanzar la meta que el Comandante Chávez siempre quiso lograr: los más de 10 millones de votos en una elección.

Mientras, el canciller mexicano Luis Videgaray, anunció su retiro del acompañamiento al diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolana en RD, tras cuestionar el anuncio de la realización de elecciones antes del 30 de abril. Según Videgaray esta decisión es incompatible con el diálogo pues la fecha de las elecciones era uno de los puntos a dirimir entre las partes.

Sus declaraciones se dieron en el contexto de la reunión del denominado Grupo de Lima, que se reunió este martes en Santiago de Chile para discutir sobre la situación en Venezuela. Al final de la cita, el cónclave emitió un documento rechazando la convocatoria a elecciones de la ANC por considera que sin la adecuada anticipación y »con la participación de todos los actores políticos y con todas las garantías que corresponda« los comicios no serán transparentes.« Así lo señaló el canciller chileno Heraldo Muñoz al leer la declaración conjunta suscrita por los representantes de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Brasil, Costa Rica y Guyana.

Por su parte, la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Heather Nauert, aseguró este martes que no cree que sea una buena idea que Maduro se postule a la reelección.

Mientras, Acción Democrática (AD) ya asomó la candidatura presidencial de Henry Ramos Allup, el septuagenario ex presidente del parlamento que provocó la situación de desacato de la Asamblea Nacional (AN) y ha dicho que no validará la tarjeta unitaria de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) o lo que queda de ella, sino su propia tarjeta. Mientras, Primero Justicia (PJ) aseguró que sí validará la tarjeta de la Mud este fin de semana cuando se deben recabar las firmas, a objeto de lograr una candidatura consensuada de la oposición para los venideros comicios.

La Mud cada vez más fraccionada pierde cada día más credibilidad y poder de convocatoria entre los adversarios del gobierno. Esto se ha puesto en evidencia con los llamados a movilizarse para protestar por el supuesto »ajusticiamiento« de los integrantes de una célula terrorista que no han tenido el respaldo esperado pese a la constante manipulación mediática. La mayoría ha rechazado el terrorismo como arma política en Venezuela.

Sin embargo, el gran problema continúa siendo el económico. La hiperinflación toma carácter genocida. Para dar una idea, el salario mínimo es de 450 mil bs y un cartón de huevos está en 300 mil. La escasez se acentúa en la provincia producto del vandalismo generado por el hampa común que ha aprovechado la situación de incertidumbre para realizar saqueos. Persiste la falta de efectivo y los problemas con el transporte público y la falta de medicamentos.

Es un escenario muy diferente al de diciembre, donde el asistencialismo podía en algo suavizar las consecuencias de la crisis. Pero en la actualidad, ningún programa social puede aliviar las necesidades de la población en medio de una inflación criminal.

Un factor se suma a la angustia del ciudadano de a pie en el plano económico. El gobierno anunció que la primera emisión de la criptomoneda Petro no podrá ser adquirida en Bs, sino en dólares u otras monedas virtuales. Según algunos economistas, con esta decisión se espera que se deprecie aún más la moneda nacional y suba la especulación con el dólar, aunque alegan es el modo más fácil de que el Ejecutivo sortee las sanciones y obtenga dinero fresco.

En este contexto, la Revolución no la tendrá fácil para mantenerse por la vía electoral en el poder. El factor decisivo puede ser la inflación que algunos calculan puede llegar, la acumulada, hasta 6 mil por ciento o más antes de abril debido al asedio financiero y el complot desestabilizador de la burguesía comercial importadora.

Por ahora, lo cierto es que el asunto va más allá de lo político. El panorama económico se hace cada vez más complejo y peligroso.