La Habana, cuba, 18 de enero del 2018

‘’año 60 de la revolución’’.

El colectivo de estudiantes de medicina por la paz internacional nace en el seno de la Escuela Latinoamericana de Medicina, nutrido por estudiantes de Colombia y distintos países que hacen presencia en el alma mater y comparten ideas de progreso, desarrollo y paz.

Entendiendo esta última como la solución de las condiciones que originan los conflictos.

Colombia tiene una historia de violencia reciente. Con 60 años de conflicto interno, es una nación devastada por el dolor , la zozobra y el futuro incierto; sin embargo las diferentes luchas sociales permitieron alcanzar una etapa de discusión y diálogos entre el gobierno nacional y las FARC – EP con vistas a obtener una salida negociada al sombrío panorama de la realidad conflictiva de la nación, desembocando en la firma de acuerdos de paz que se proyectaron como elementos esenciales para el tránsito de la guerrilla a la vida política, la reconciliación del pueblo colombiano y la construcción de una paz estable y duradera, que actuara como legado memorable para las generaciones venideras.

Lejos de cumplirse los objetivos, la realidad actual evidencia un desconocimiento de los compromisos adquiridos por parte del gobierno de Colombia, recrea historias oscuras del ayer como el genocidio de la Unión Patriótica, el de los excombatientes del M-19 y otros procesos de paz que finalizaron con la desaparición material de miles de compatriota y avivaron las llamas de la guerra; dolorosamente es nuestro presente.

El pasado martes en un hecho repugnante fue asesinado por los enemigos de la paz Vilmar Asprilla Allin, miembro del partido FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMUN y estudiante de la Escuela Latinoamericana de Medicina gracias al apoyo indeleble del pueblo cubano y a su abnegado esfuerzo, por crear un ejército de batas blancas para transformar las luchas de la guerra, por la lucha de la salud del mundo. Quienes pudimos compartir con Vilmar Asprilla lo recordamos por su carácter recio y su cándida personalidad, su permanente disposición por ayudar y guiar a quien podía necesitar de una mano amiga, o tan siquiera de una compañía discreta en momentos de crisis, enseñándonos que la reconciliación del pueblo colombiano es posible al crear fuertes lazos entre las víctimas, excombatientes, miembros de organizaciones sociales colombianas y los extranjeros que compartieron sus espacios.

Ante estos dolorosos hechos los ESTUDIANTES DE MEDICINA POR LA PAZ INTERNACIONAL rechazamos enérgicamente este despreciable intento por acabar con las ilusiones de paz de todo el pueblo colombiano, rechazamos las acciones sistemáticas emprendidas por los enemigos de la paz para sabotear y desmoralizar a quienes luchan por la consolidación y el sueño de un futuro diferente.

Hacemos un llamado enérgico a los estudiantes de la ELAM, al pueblo cubano, al pueblo colombiano, a las naciones del mundo a que fijen sus ojos sobre la crítica situación de Colombia y unamos voces y esfuerzos para silenciar los ruidos de los cañones con los sonidos de la esperanza.

Exigimos al gobierno colombiano en cabeza del presidente de la republica Juan Manuel Santos Calderón que cumpla a cabalidad con los acuerdos de paz y su compromiso con la seguridad de los excombatientes de las FARC-EP, líderes sociales y defensores de derechos humanos; así mismo exigimos acciones que respondan con resultados contundentes en el desmonte de las estructuras paramilitares y delincuenciales que atentan día a día contra las esperanzas vivas de paz a las que se abraza el pueblo colombiano.

«Hay hombres que luchan un día y son buenos, hay hombres que luchan muchos años y son mejores, pero hay quienes luchan toda la vida, esos son los imprescindibles’’ – bertolt Brecht.

ESTUDIANTES DE MEDICINA POR LA PAZ INTERNACIONAL

Escuela Latinoamericana de Medicina – Cuba


URL Corto: https://goo.gl/2Mdhfc

Fuente:

FARC