El resultado de las elecciones autonmicas del 21 de diciembre (21D) ha quedado marcado por la polarizacin en torno al eje nacional y, en consecuencia, por el enfrentamiento de los dos bloques nacionalistas: el constitucionalista del 155, conformado por Ciutadans, el PP y el PSC; y el independentista, integrado por Junts per Catalunya, ERC y la CUP.

Desde el PSUC viu y la JSUC, a pesar de la participacin histrica que vivimos el 21D, valoramos negativamente el resultado de los comicios: no son los que necesita el pueblo de Catalunya.

Estas elecciones refuerzan, y alargarn en el tiempo, la confrontacin entre ambos bloques. Por un lado, Ciutadans, al conseguir ser la primera fuerza poltica con ms de un milln de votos y 36 escaos, llevar el timn del bloque constitucionalista y se sentir legitimada para seguir defendiendo sus polticas antisociales encubiertas de espaolismo. Por otro lado, las fuerzas independentistas, emparadas en la mayora de escaos liderada por Junts per Catalunya, reclamarn la restitucin del gobierno de la Generalitat destituido, con Puigdemont como presidente. El PSUC viu y la JSUC, no obstante, consideramos que el resultado de las elecciones no legitima a ninguna de las dos fuerzas a seguir profundizando en un callejn sin salida que nos llevar a un aumento de la tensin y la fractura social. Los votos obtenidos por Ciutadans, la minscula subida del PSC y el descenso electoral del PP no avalan ni el 155 ni sus polticas agresivas y autoritarias contra las instituciones catalanas y el autogobierno de Catalunya. A su vez, los votos conseguidos por el independentismo, menos de la mitad del total, descalifican la va unilateral hacia la independencia. A pesar de ello, todo indica que ambos bloques, al menos a corto plazo, se enrocarn en sus posiciones y que, consecuentemente, Catalunya tardar en volver a la normalidad social, econmica, democrtica e institucional.

El PSUC viu y la JSUC consideramos que el resultado electoral tambin es negativo porque supone la refundacin y el refuerzo de la derecha neoliberal chovinista de ambos bloques: Junts per Catalunya y Ciutadans, los cuales, dicho sea de paso, comparten grupo en el Parlamento Europeo. Este hecho nos aleja de la implementacin de las polticas socialesy econmicas urgentes que se requieren para enderezar la situacin dramtica que sufren la clase trabajadora y los sectores populares en Catalunya. A da de hoy ya no cabe duda: el llamado procs, lejos de profundizar en el camino de una revolucin democrtica de las sonrisas que contribuyera a la cada del rgimen del 78 en Espaa, ha producido el auge del monstruo naranja de Ciutadans, que encabeza el espaolismo reaccionario en Catalunya, y ha allanado la hoja de ruta, igualmente reaccionaria, que tiene el PP para Catalunya y Espaa. Parte de la izquierda comulg e incluso teoriz estas posiciones infantiles; ahora, lejos de hacer autocrtica, esconden la cabeza bajo el ala y esperan sumarse a las nuevas tendencias nacionalistas que les permitan sobrevivir y seguir reproduciendo su estatus oportunista. Con el procesismo ganan la derecha y los sectores sociales ligados a las distintas fracciones de la burguesa catalana y espaola; quienes pierden son la izquierda y la gente trabajadora de Catalunya y el resto de Espaa.

Finalmente, el PSUC viu y la JSUC consideramos que el resultado electoral de Catalunya en Com Podem ha sido negativo. La izquierda tenemos que hacer autocrtica, con nimo constructivo y desde la fraternidad. Aunque el carcter excepcional y polarizado en el eje nacional de las elecciones no ha favorecido a Catalunya en Com Podem, debemos identificar las carencias propias que slo dependan del nuevo espacio y que han impedido obtener un mejor resultado. En este sentido, es necesario remarcar, por un lado, el escaso arraigo organizativo y territorial del espacio y, por otro lado, la ausencia de un discurso de clase que entusiasmara a la poblacin, as como la indefinicin (grave a nuestro parecer) en relacin a la cuestin nacional. Estos factores, enmarcados en el actual contexto de enfrentamiento nacionalista, no han contribuido a ganar los votos de la clase trabajadora y los sectores populares del rea metropolitana, que han engrosado, mayoritariamente, los votos de Ciutadans.

En este sentido, desde el PSUC viu y la JSUC consideramos que:

Es urgente llevar a cabo el despliegue organizativo y territorial, pueblo por pueblo, de Catalunya en Com Podem.

Con tal de disputar la hegemona ideolgica neoliberal, es necesario poner en el centro un discurso de clase claro y desacomplejado, que eche races en el mundo del trabajo y se propague al conjunto de las zonas obreras y populares de Catalunya. El nacionalismo nos separa, la clase nos une.

Es fundamental aclarar, de una vez por todas, la posicin del nuevo espacio en relacin al modelo de Estado, apostando sin ambigedades por un modelo republicano federal y solidario que mancomune a todos los pueblos de Espaa.

No debemos caer en el derrotismo. Es necesario que la izquierda conciba las elecciones municipales de 2019 como una oportunidad primordial para dar un nuevo impulso al proyecto, todava joven, de Catalunya en Com Podem.

Por la 3 Repblica Federal y Solidaria!

Comit Central del PSUC viu
Comisin Permanente de la JSUC

Barcelona, 23 de diciembre de 2017

Fuente:

Partido Comunista de España