La Asamblea Nacional (AN) en Venezuela, de mayoría opositora, no fue disuelta por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) electa el pasado 30 de julio por más de 8 millones de venezolanos para reformar el texto constitucional vigente.

Todo lo contrario. Pese a encontrase la AN en situación de desacato ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), y por tanto ser ílegítimos sus actos mientras permanezca en esa situación, la ANC reconoció la legitimidad de esta instancia legislativa a través de un decreto constituyente en el que asume algunas competencias del parlamento a fin de garantizar la paz, seguridad, soberanía y la estabilidad del sistema socioeconómico y financiero del país.

 

La directiva de la AN integrada por representantes de partidos de la derecha, no asistió a la sesión a la que fue invitada a participar y en la que el decreto fue aprobado por unanimidad.

La presidenta de la ANC Delcy Rodríguez, dejó en claro que los diputados de la AN “siguen siendo diputados, como todos los diputados que conforman el Parlamento electo el 6 de diciembre de 2015″, por lo que «tienen que trabajar, pero hacerlo apegados a la Constitución, deben corregir su desacato, deben respetar las decisiones del máximo tribunal de la República, deben corregir ese conflicto que tienen con las distintas ramas del Poder Público Nacional y deben respetar, como lo dice el artículo 349 de la Constitución, las decisiones que se adopten en la Asamblea Nacional Constituyente. Eso está muy claro».

Por tanto, los diputados de la Asamblea Nacional (AN), electos el 6 de diciembre de 2015, están plenamente constituidos y en funciones, tanto, que anunciaron una sesión extraordinaria para este sábado 19/08 | 10:00 am, para discutir la siguiente agenda: Proyecto único de acuerdo en defensa de al vigencia de al Constitución de la República aprobada por el pueblo en 1999 y en rechazo a su pretendida abolición por parte de la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, para: 1) Abrir una investigación a los autores materiales e intelectuales del intento de disolución de la AN y de todos aquellos que usurpen sus funciones 2) Convocar a la comunidad internacional a acompañar con acciones oportunas la defensa de la soberanía del pueblo venezolano y la legitimidad de la AN.

Sin duda, parece un sueño surrealista. Pero es más bien un claro ejemplo de las llamadas Fake News. La AN convocó entonces, una sesión extraordinaria para demostrar que sigue en funciones, luego de que sus principales voceros acusaron su disolución y la existencia de un golpe de Estado. Las “alertas” de la oposición venezolana a la comunidad internacional, llevaron a apresuradas declaraciones de gobiernos aliados de EEUU, recientemente visitados por el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, y del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, quienes repudiaron el supuesto golpe de Estado. Almagro convocó a una reunión de emergencia del organismo para discutir el afianzamiento de la “dictadura” en Venezuela.

En un comunicado, los países miembros del Mercosur, que ya votaron por suspender a Venezuela, rechazaron la decisión de la ANC de “usurpar” funciones de al AN. No hablaron de “disolución”.

Ante la distorsión de la prensa internacional, el canciller Jorge Arreaza señaló en su cuenta en la red social twitter que la “Asamblea Nacional fue convocada por la ANC para definir mecanismos de convivencia institucional durante el período constituyente”.

“La Directiva del Legislativo desatendió llamado de ANC para establecer normas de convivencia y coordinación necesaria para el trabajo. La Asamblea Nacional continúa con sus funciones legislativas y debe atender el llamado de paz que le hace la ANC y el Pueblo. La Comunidad internacional debe manejar la verdad y evitar caer en trampas mediáticas de la oligarquía venezolana. Nuestra victoria es la PAZ”,explicó Arreaza.

De la AN sólo hay que revisar su actuación y observar que no ha ejercido sus funciones en dos años. Desde su instalación, se dedicó a vaticinar la caída del presidente Maduro en 6 meses. Para ello emprendió una estrategia de confrontación de poderes desconociendo al TSJ; fomentó la violencia al fabricar un falso positivo mediático con la supuesta nacionalidad colombiana del Mandatario venezolano; declaró de manera absurda el abandono del cargo del presidente cuando éste aparece a diario en los medios públicos en actividades como Jefe de Estado. Eso sí, casi ninguna ley aprobada ni ningún trabajo legislativo. A eso se refiere el decreto de la ANC. Solo deben ver el historial del portal web de ese parlamento y observar su inoperancia en la práctica.

En enero, la Sala Constitucional del TSJ declaró procedente la acción de amparo constitucional ejercida por un grupo de trabajadores de la AN , quienes denunciaron el incumplimiento en el pago de sus salarios por parte de la Junta Directiva del Parlamento. A través de una sentencia, el TSJ ordenó a la Oficina Nacional de Presupuesto del Ejecutivo Nacional (Onapre) , pagar los salarios correspondientes de estos trabajadores. La falta de gestión llegó hasta el ámbito administrativo.