Comunicado del PCP: ¡No más Terrorismo de Estado!

Partido Comunista ParaguayoReproducimo un comunicado del Partido Comunista Paraguayo:

Una vez más, el accionar mezquino de la oligarquía mafiosa enquistada en el Estado y su aparato represivo se llevó otra vida. Al asesinato del joven dirigente liberal Rodrigo Quintana, se suma una cifra aún indeterminada de heridos y detenidos arbitrariamente, producto de la salvaje represión desatada en Asunción y otros puntos del país el día de ayer. Este accionar criminal tiene una clara definición: TERRORISMO DE ESTADO. Y no es nuevo.

Más de 180 militantes del movimiento campesino fueron asesinados desde 1989 por luchar por su derecho a la tierra, por parte de fuerzas represivas y matones al servicio de sojeros con protección estatal. Con la aprobación de la mal llamada Ley «antiterrorista» (2010), y las modificaciones de la Ley de Defensa Nacional (2013), conocida como de militarización (ambas inconstitucionales), el Congreso ha otorgado al Poder Ejecutivo y sus fuerzas represivas carta blanca para la ejecución de allanamientos y desalojos ilegales, detenciones arbitrarias, torturas, secuestros y asesinatos.

El repudiable atropello de una sede partidaria y el asesinato del joven dirigente liberal son expresiones de este terrorismo de Estado, como continuidad efectiva de la tiranía stronista, que nunca se fue.

Como Partido Comunista Paraguayo condenamos enérgicamente el Terrorismo de Estado de ayer y hoy, tanto en el campo como la ciudad. Nos comprometemos a seguir luchando, como parte del pueblo honesto, combativo y digno hasta derrotar este sistema corrupto, asesino y saqueador dirigido en nuestro país por la narcopolítica y la mafia del agronegocio. Sobre el legado de las mujeres y hombres que dieron su vida por nuestra libertad construiremos una verdadera Patria Nueva.

En la tarde de ayer, finalizada la sesión que aprobó parcialmente la enmienda hicimos un llamado al pueblo trabajador «a no exponerse a una confrontación entre proyectos igualmente politiqueros que defienden intereses mezquinos. No caigamos en su juego criminal. Organicemosnos para defender nuestros intereses que no están expresados en ese Parlamento». Una parte importante de trabajadoras, trabajadores y estudiantes honestos de nuestra patria expresó su indignación en las calles, demostrando una disposición de lucha ante la injusticia, hartos de la insoportable situación de miseria a la que este gobierno con sus políticas de saqueo y super-explotación y su práctica corrupta nos tiene sometidos. Asimismo, oportunistas de turno en tribunas periodísticas y diversas cúpulas politiqueras, buscan sacar provecho y rédito para sus intereses de esta legítima rabia popular expresada en la quema de la sede legislativa, y lo seguirán haciendo.

Es necesario organizar la justa rebeldía para que sea efectivo el mensaje: no más terrorismo judicial, no más terrorismo mediático, no más terrorismo parlamentario, no más terrorismo empresarial, no más terrorismo de Estado. En síntesis, NO MÁS VIOLENCIA PARA OPRIMIR Y EXPLOTAR A NUESTRO PUEBLO. Esa es la violencia que ya no estamos dispuestos a tolerar.

Reiteramos nuestro rechazo a esos acuerdos y disputas de las cúpulas politiqueras que no están motivadas por el interés de defender una Constitución Nacional, sino que diariamente la atropellan. Legitiman y ejecutan políticas de hambre y muerte para la mayoría de la población, políticas que matan por falta de medicamentos y hospitales, que permiten caer los techos de las escuelas sobre nuestras niñas y niños, que generan desempleo, que protegen a los narcos y encarcelan sin juicio, sin pruebas a los pobres del campo y la ciudad.

Ante esto, creemos firmemente que la salida es reconocernos como trabajadoras y trabajadoras del campo y la ciudad, encontrarnos en nuestras plazas, barrios, comunidades, asentamientos, escuelas, universidades, lugares de trabajo a discutir sobre nuestras necesidades y como resolverlas, a generar confianza entre iguales en el trabajo codo a codo y reconocer que el poder está en la fuerza de la organización solidaria, en la construcción de confianza y Poder Popular para resolver nuestras necesidades colectivamente, rechazando ese circo politiquero y derrotando a este y cualquier otro gobierno de las minorías narcomafiosas, corruptas y terroristas.

Ninguna confianza en este gobierno de narcos, stronistas y oportunistas. Toda la confianza en nosotros, en el pueblo explotado, en la clase trabajadora, que somos quienes generamos vida, pan y toda la riqueza que vemos a nuestro alrededor.

Reiteramos la exigencia de derogración de la Ley «antiterrorista» y la Ley de Militarización, así como la liberación inmediata de las presas y presos políticos del caso Curuguaty #NulidadYa, de los Seis Campesinos, de Pedro Espinoza y Dora Meza.

¡Fuera Cartes!
¡Por un Gobierno Democrático Agrario y Antiimperialista!
¡Luchando, forjando, Poder Popular!
¡Socialismo es Vida, Pan y Paz!

Comisión Política
Partido Comunista Paraguayo
1 de abril de 2017

Fuente: PCP via Facebook / RedGlobe

Artículos Relacionados