PCdoB: Veto a Venezuela en Mercosur amenaza la posición soberana de Brasil en el mundo

VenezuelaLa acción del gobierno golpista del presidente interino y usurpador Michel Temer, encabezada por el Ministro de Asuntos Exteriores, José Serra, del PSDB, sobre la presidencia pro témpore del Mercosur es escandalosa bajo cualquier aspecto

Junto con los socios Mauricio Macri y Horacio Cartes, respectivamente miembros de los gobiernos de derecha de Argentina y Paraguay, el gobierno del golpe de Estado de Brasil es protagonista de uno de los episodios más vergonzosos de la política exterior brasileña desde q2ue su fundación por José Maria da Silva Paranhos Júnior, el Barón de Río Branco.

Por delante de una nueva versión de la triple alianza, que incluye la víctima del pasado, Brasil del golpe parece darse cuenta ahora de los planes geopolíticos de la gran burguesía brasileña asociada con los círculos imperialistas internacionales. El Mercosur y la Venezuela Bolivariana fueron elegidos como los objetivos iniciales.

Desde el veto a Venezuela para la presidencia pro tempore del Mercosur, la doble Temer / Serra, en colaboración con los representantes de Argentina y Paraguay, viola los documentos fundamentales del Mercosur – el Tratado de Asunción del 26 de marzo de 1991, y el Protocolo de Ouro Preto, de 17 de diciembre, 1994. El Tratado de Asunción establece en su artículo 12 que “la Presidencia del Consejo se ejercerá por rotación de los Estados Partes y en orden alfabético, por períodos de seis meses.” Utilizando casi las mismas palabras, el Protocolo de Ouro Preto, complementario a las bases institucionales del Tratado de Asunción, afirma en su artículo 5: “La Presidencia del Consejo del Mercado Común se rota entre los Estados Partes, en orden alfabético, por un período de seis meses”.
Venezuela es una Estado Parte lleno de Mercosur desde julio de 2012 y ha ocupado la presidencia pro tempore del bloque, un hecho histórico, por la primera vez, un Estado Parte no fundador del Mercosur ocupó el cargo. En julio de 2014, el país bolivariano organizó con gran capacidad la Cumbre de Caracas, en la que destacó la creación de la creación de la Reunión de Autoridades sobre la Privacidad y Seguridad de la Información y la Infraestructura Tecnológica y la Reunión de Pueblos Indígenas. También se del Mercosur, así como el Plan de la Operación Integrada de Movilidad de Mercosur (Simercosul), un mecanismo creado durante una de las presidencias brasileñas, que tiene como objetivo mejorar y ampliar las iniciativas de movilidad académica en el marco del Bloque.
Durante la anterior presidencia pro tempore Venezuela, el Mercosur se acercó a otros bloques, particularmente los BRICs y consolidó relaciones con las dos grandes potencias de ese grupo fuera de las Américas – China y Rusia. El objetivo principal de la presidencia temporal de Venezuela era promover la creación de una zona económica complementaria, compuesta por los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), la Comunidad del Caribe (CARICOM), el Mercosur y Petrocaribe. La gestión de Venezuela tenía una preocupación permanente de la promoción de la igualdad y la justicia, a través de iniciativas para el desarrollo de las comunidades indígenas y el impulso al llamado Mercosur Obrero, con el fin de avanzar en el intercambio de conocimientos y experiencia productiva en la integración de los trabajadores para fomentar la profesionalización y especialización del conocimiento científico.
Estos son hechos que desacreditan el argumento Temer / Serra y sus socios de la triple alianza que Venezuela no cumplía todos los requisitos como un Estado Parte, algo que el presidente Maduro rechaza enérgicamente. “El país cumple más acuerdos que todos los miembros fundadores de esta organización”, ha dicho el presidente de Venezuela, al mismo tiempo, reitera que desde el 29 de julio pasado, a pesar de la posición de Brasil, Argentina y Paraguay, la República Bolivariana de Venezuela con el apoyo de Uruguay y en base a estos documentos, ejerce la Presidencia Pro Tempore del Mercosur.
Los efectos nocivos de los estafadores Temer y Serra con sus socios de la nueva triple alianza son dirigidos a dos goles. En primer lugar, el vaciado y la adaptación del MECOSUR a la estrategia de la política exterior de servilismo a las potencias imperialistas, como fue la tradición diplomática del tiempo de FHC. Sirvientes del imperialismo de Estados Unidos y la Unión Europea, los ‘tucanos’[1] son en contra a los mecanismos de integración de soberanía como el MERCOSUR, UNASUR, la CELAC y ALABA, que se fortalecieron bajo los auspicios de los gobiernos progresistas de la región y son claramente contrarias a los intereses de los amos imperialistas para los cuales a cual rinde homenaje. Durante la campaña electoral en 2014, este fue el tema de debate después de que el derrotado candidato del PSDB, Aécio Neves, al reunirse con el presidente de la Comisión Europea, Durão Barroso, defendió la reducción de MERSUR a una mera unión aduanera.
El otro objetivo de la gestión de los estafadores es la desestabilización y el derrocamiento del gobierno bolivariano dirigido por Nicolás Maduro, en plena armonía con la derecha venezolana y los intervencionistas del EE.UU. Serra y sus colegas derechistas en el Senado y la Cámara están comprometidos con los asesinos y mandantes de crímenes que ellos consideran “presos políticos”. Además, una grave violación al principio de la política exterior de no interferencia en los asuntos internos de otro país, el canciller del gobierno de facto requiere que Venezuela adopte procedimientos sobre la eventual realización de un referendo revocatorio, que son privados al Poder Electoral de ese país.

El autor, José Reinaldo Carvalho, es periodista, editor del sitio Resistencia.cc y Secretario de Política y Relaciones Internacionales del Partido Comunista de Brasil – PCdoB

[1] Tucanos, por lo que se llaman los seguidores del PSDB- Partido de la Social Democracia Brasileña

Artículos Relacionados