CTB BrasilReproducimos una Resolución del Consejo Político Nacional de la Central de Trabajadores y Trabajadoras de Brasil (CTB) sobre la situación política actual:

Reunido en San Pablo el día 3 de mayo de 2016 con el propósito de analizar la coyuntura política, el Consejo Político Nacional de la CTB aprobó la siguiente resolución:

1 – Brasil vive un momento político grave y particularmente peligroso para los trabajadores y trabajadoras brasileño-as;

2- Está en curso un golpe de estado en el país, disimulado por un proceso de impeachment, sin ninguna base legal, que constituye una grave amenaza a la democracia, la soberanía nacional, la CLT (Consolidación de las Leyes Laborales) y las conquistas seculares de la clase trabajadora.

3- La conspiración golpista viene de lejos, estaba presente en las manifestaciones de 2013 y 2014 (bajo el lema «no habrá copa») manipuladas con el fin de crear un ambiente de caos social y para debilitar y desestabilizar el gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff. La ofensiva se redobló después de la reelección de Dilma con el proceso de impeachment comandado por Eduardo Cunha, reo de la Corte Suprema;

4- Un análisis más abarcador de la realidad sugiere que no se trata de un movimiento restringido a nuestro país, pero de una ola conservadora mucho más extensa, que tiene como fondo la crisis económica y geopolítica del capitalismo y del orden imperialista internacional hegemonizado por los Estados Unidos. Recientes retrocesos electorales de las fuerzas democráticas en Argentina, Venezuela y Bolivia, así como golpes de estado en Honduras (2009) y Paraguay (2012), son acontecimientos que forman parte del mismo fenómeno;

5-Aquí, como en otros países de Nuestra América, se observa la unión de las burguesías y de los latifundistas locales con la aristocracia financiera internacional, liderada por el imperialismo de Estados Unidos en una empresa reaccionaria. Son las mismas clases sociales que estaban detrás del golpe militar de 1964. Los obscuros objetivos de los golpistas aparecen entre las líneas de sus proyectos de gobierno;

6-En el documento titulado «puente para el futuro» el vicepresidente Temer del partido PMDB promete al patronato de acabar con la CLT (Consolidación de las Leyes Laborales), establecer la primacía del mercado sobre la ley y la imposición de la tercerización irrestricta y generalizada de la economía. Prepara un duro ajuste fiscal, la expansión de la DRU y en consecuencia la reducción de los ya escasos recursos para la salud, educación y programas sociales; el final de la política de valorización del salario mínimo, la reducción de los beneficios de la seguridad social y la fijación de una edad mínima para la jubilación. El PSDB, partido de derecha, sigue el mismo camino con una carta de 15 puntos enviada al vice golpista. No es sin razón que la FIESP- Federación de las Industrias del Estado de San Pablo, la CNA-Confederación de los ruralistas y la CNI – Confederación Nacional de la Industria y cientos de entidades empresariales apoyaron y patrocinaron el impeachment.

7-El capital extranjero y particularmente los Estados Unidos (que mantuvieron elocuente silencio sobre el golpe, apoyándolo por detrás), serían recompensados con la entrega de las reservas del presal, privatizaciones (inclusive de la Petrobras) y destacadamente con el cambio de la política exterior, dándole la espalda a la integración de América Latina y del Caribe, saboteando el MERCOSUR, la CELAC y los BRICS, para restablecer la diplomacia del ex presidente Fernando Henrique Cardoso.

Por lo tanto, el golpe de Estado va en el sentido de la estrategia de Estados Unidos de recomponer su hegemonía imperialista en las Américas y alrededor del mundo

8-Al bloquear un proyecto democrático, patriótico y popular que, bien o mal, se iba aplicando en Brasil desde 2003, el consorcio golpista pretende restaurar un programa neoliberal que enfrenta los intereses nacionales y los derechos sociales. El proceso de asalto del Palacio Presidencial del Planalto es ilegítimo y marcadamente antidemocrático. No podemos dudar que para imponer la agenda conservadora, utilizarán la criminalización de las luchas y de los movimientos sociales, restringiendo la democracia y recurriendo cada vez más al autoritarismo. Salta a los ojos el carácter antidemocrático, antinacional y antipopular del golpe.

9-Ante esta realidad el Consejo Político Nacional de la CTB orienta el conjunto de la militancia y del liderazgo de nuestra Central clasista a intensificar los esfuerzos de esclarecimiento y de movilización de las bases para la lucha sin tregua contra los golpistas, en defensa de la democracia, de la soberanía nacional y los derechos sociales. En este sentido, es necesario organizar en los sindicatos y en las bases comités en defensa de la CLT-Consolidación de Leyes Laborales, y empezar inmediatamente los preparativos del día nacional de lucha y de paralización el próximo 10 de mayo de 2016, convocado por el Frente Brasil Popular y el Frente Pueblo Sin Miedo. Sólo a través de grandes luchas de clase, podremos volver a abrir el camino para un nuevo proyecto de desarrollo nacional con democracia, soberanía y valorización del trabajo propuesta por la CONCLAT (Congreso Nacional de la Clase Trabajadora)

Sao Paulo, 3 de mayo 2016
Consejo Político Nacional de la CTB (Central de los Trabajadores y Trabajadoras de Brasil)

Fuente: Comunistes de Catalunya / RedGlobe